Inicio Noticias Noticias ¡Mostró su lado más humano! Intendenta de Santiago Karla Rubilar no pudo...

¡Mostró su lado más humano! Intendenta de Santiago Karla Rubilar no pudo aguantar el llanto en entrevista televisiva

307
0
Compartir

Además, tuvo un mensaje para su esposo.

La intendenta de la región Metropolitana, Karla Rubilar, fue la segunda invitada a “Más vale tarde, las huellas de tu vida” de Mega donde al recordar algunos momentos no pudo aguantar el llanto. La ex parlamentaria ha estado cerca de la muerte tres veces, pero confidenció que la última vez alcanzó a despedirse de su familia antes de que la indujeran en un coma del que ni los médicos sabían si iba a despertar.

“Yo agradecí que me dijera eso, aunque suene duro. Porque tuve la oportunidad de decir varias cosas que tenía que decir. Si me hubiese ido (sin hablar), lo hubiese hecho con una angustia gigante”, reconoció.

Su relato continuó con un despertar físico y mental: “Me dije que la vida tenía que cambiar hacía una cosa más tranquila, darme más espacio, crecer espiritualmente, porque esta era una oportunidad. Y estoy aquí, en medio de la vorágine que no pensé que era la señal que me mandaban después de haber vivido esto. Estoy súper conflictuada, para ser bien honesta”.

Pero a su vez recordó que cuando llegó a su casa fueron sus hijos más pequeños, a quienes no había podido ver durante todo el tiempo que estuvo hospitalizada, quienes la salieron corriendo a abrazar. Un momento en que no pudo aguantar las lágrimas.

Luego del llamado del Presidente Sebastián Piñera, no pudo negarse al puesto que le ofrecía como la máxima autoridad de la región metropolitana. Esto a pesar de que anteriormente ella le había manifestado su intención de no repostularse como diputada y de optar a un puesto más tranquila en la superintendencia.

Pero la autoridad la autoridad se quebró al hablar de lo que sus hijos deben enfrentar por los deberes de su madre: “Me preguntan si voy a llegar de día o de noche, si los puedo ir a buscar al colegio o a dejar. Me preguntan por qué no puedo hacerlo, como el resto de las mamás. Hoy mi hijo de 5 años me decía llorando que no quería que trabajara el sábado y domingo. Le decía que lo podía llevar a las actividades conmigo y me dijo que quería dormir y descansar conmigo. Me lo dijo llorando, eso es una daga en el corazón”.

En relación a su esposo Rubén Malvoa indicó que “Yo sé que no la esta pasado bien… que ha perdido oportunidades laborales por tener la mujer que tiene, pero que yo me quiero morir con él”, agregando que “Somos invencibles juntos”.

Fuente: El Periscopio

Video Destacado

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here