Inicio Noticias Noticias Gobierno se enfrascó en una polémica con el “Servicio Jesuita de Migrantes”...

Gobierno se enfrascó en una polémica con el “Servicio Jesuita de Migrantes” por las deportaciones de inmigrantes delincuentes y Guillier los defendió

146
0
Compartir

Con la expulsión de 77 ciudadanos peruanos y bolivianos que cumplían condena en Chile, agosto alcanzó el peak de deportaciones de 2018, con 202, mientras durante todo el año se acumulan 1.187, muy cerca de las dos mil comprometidas por el Ejecutivo para el período, según publicó ‘La Tercera’.

En el caso de las últimas personas a quienes se les aplicó la medida, que fueron trasladadas por funcionarios de la PDI vía terrestre a las fronteras de ambos países, todas corresponden a expulsiones judiciales. Es decir, responden a una decisión de un juez, el cual determinó reemplazar el cumplimiento de una pena por la deportación, además de negarles el reingreso al país durante 10 años. Según cifras del Ministerio del Interior, este tipo de procedimiento corresponde al 96,6% de las expulsiones de 2018. En tanto, aquellas decretadas por vía administrativa son 47 (3,4%).

“Nuestra política es clara: recibir a aquellos que respetan nuestras leyes (…). Y no dejar entrar o expulsar a aquellos que entran ilegalmente, tienen antecedentes criminales o cometen delitos”, señaló el Presidente Sebastián Piñera.

Esta nueva deportación, la segunda masiva en una semana, detonó también una discusión entre el gobierno y el Servicio Jesuita para Migrantes (SJM). En conversación con Cooperativa, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, cuestionó las críticas desde el SJM a este tipo de procedimientos, los que calificaron como show mediático.

“Si no le gusta, entonces que se guarde su opinión”, indicó el subsecretario.

Estas palabras desataron las críticas desde diferentes sectores. Por ejemplo, el excandidato presidencial Alejandro Guillier pidió una disculpa pública para el Servicio Jesuita de Migrantes. “La prepotencia no es manera de gobernar”, dijo en redes sociales.

El sacerdote José Tomás Vicuña, director ejecutivo del SJM, respondió a los dichos de Ubilla: “En un Estado democrático, no hay ningún problema en dar la opinión, siempre que estén basadas en el respeto”. Aseguró que la institución no rechaza las deportaciones, pero llamó al gobierno a realizarlas de mejor manera.

“Este modo de informarlas no contribuye, polariza el ambiente”, agregó.

A las pocas horas de sus dichos, entrevistado por 24 Horas, Ubilla bajó el tono de la disputa, al reconocer que “no fue una frase afortunada”.

Gesto destacado por Vicuña: “Valoro la disculpa”.

Fuente: Radio Agricultura

Video Destacado

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here