Inicio Política Política Nacional Esposa de Iván Nuñez reveló la extraña obsesión que tenía Garay con...

Esposa de Iván Nuñez reveló la extraña obsesión que tenía Garay con su marido

72
0
Compartir

Hasta el Segundo Tribunal Oral en lo Penal de Santiago llegó Marlén de la Fuente, esposa del periodista de CHV Iván Nuñez, para declarar en calidad de testigo en el caso contra Rafael Garay, quien es indagado por estafas que sobrepasan los 1.600 millones de pesos.

“Estoy citada porque fui estafada por el señor Rafael Garay”, comentó De la Fuente antes de ingresar a la sala de audiencias. Durante su declaración, la también periodista, reveló varios episodios de la relación que mantenían como familia con el ingeniero comercial.

Según Marlén, conoció a Garay en el 2013, luego que llegó a su casa acompañado de Nuñez, con quien practicaban el mismo deporte. “Para mí era una persona completamente honesta, un caballero, honrado, eso es lo que yo sentí de él”, comentó, y agregó que al pasar de los días la confianza y amistad con Rafael fue creciendo, hasta el punto que el ingeniero le ofreció administrar sus finanzas. Para ello en el 2015, De la Fuente le entregó un cheque con el dinero que había ahorrado desde los 15 años, por un monto de 76 millones de pesos.  “Rafael varias veces me dijo en mi casa que podía invertir mi dinero. Él me ofrecía ser asesor financiero, me ofrecía poner mi dinero en dólares y oro (…) Le dije que me moría si le pasaba algo a ese dinero. Me miró a la cara y dijo no me preocupara (…) Me costó mucho entregarle esa plata, porque la llevaba ahorrando muchos años”, sostuvo.

Consultada sobre las conductas de Garay, Marlén advirtió que jamás vio algún indicio del alcoholismo que padecía. Rafael hace un traje a la medida para cada una de las víctimas. En caso mío él no tomaba, no fumaba, tomaba agua sin gas. Era un hombre solitario, que tenía mala suerte en todo, y yo en ese momento le dije ‘Rafael te voy a entregar este dinero y por favor me lo vas a cuidar’ (…) En el fondo era amigo de mi marido, había entrado a mi casa, había vulnerado mi hogar (…) Nunca le encontré un olor a alcohol, jamás le vi los ojos rojos, jamás vi nada que me hiciera notar que este señor tenía otra forma vida”.

Con respecto al acuerdo que Garay sostenía con sus clientes, De la Fuente comentó que el dinero solo se podía retirar un año después firmado el acuerdo. En su caso la devolución total ascendería a 98 millones de pesos, lo que generaba una ganancia de 22 millones. Pero ese dinero nunca llegó a sus manos, pues en ese momento, Rafael le comentó que padecía cáncer terminal. “Yo recuerdo que lo llamaba mi marido, se preocupaba, yo le decía que había que preocuparse porque (Garay) estaba solo. Le llevaba la comida a su departamento y ni siquiera pedía solo para él, sino para varias personas”. 

Días después Rafael le envío un correo advirtiendo que realizó la devolución de los dineros a la mayoría de sus clientes, pero que ella pertenecía a su “clientes más cercanos, por lo que debía esperar un tiempo para recibir su plata”. 

Tras este nuevo episodio, Marlén comenzó a llamarlo más seguido exigiendo la devolución del dinero, recibiendo de vuelta solo quejas por los supuestos dolores que sentía el ingeniero debido a su enfermedad. “Él se estaba burlando. No tiene sentimientos y así muchas cosas más. Esto era una tortura porque cada vez que hablaba, estaba muriendo, enfermo, vomitando, parapléjico. Era una tortura porque lo único que querías era ayudarlo”.

A tanto llegó la mentira de Garay, que De la Fuentes comentó que una vez llamó a Iván supuestamente desde clínica de Francia para decirle que se estaba muriendo. En la conversación que mantuvieron se escuchaban voces de mujeres hablando y sonidos de máquinas hospitalarias. Aunque todo esto se trataría de un montaje.

Tras estallar el caso y descubrirse la gran estafa que llevaba a cabo Garay, De la Fuente fue cita por la PDI, y recién en ese momento se dio cuenta de la obsesión enfermiza que tenía el ingeniero con su esposo. “Me di cuenta que tenía una obsesión con la familia Nuñez de la Fuente. Cuando me junté con la PDI me di cuenta que tenía no una sola corbata de mi marido, sino que varias, y también varios ternos en su departamento”.

 

Fuente: El Periscopio

Video Destacado

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here