Inicio Columnas Entre el libertarianismo y la alt-right: hacia la creaciA?n de un...

[COLUMNA] Entre el libertarianismo y la alt-right: hacia la creaciA?n de un Liberalismo Alter

119
0
Compartir

Recientemente se ha iniciado un debate muy interesante entre diferentes visiones estratA�gicas en cuanto al libertarianismo; un debate que es eco de una inquietud de varios, no sA?lo en nuestro paA�s sino cada vez mA?s en el mundo entero: hablamos del liberalismo-libertario autodenominado a�?analA�ticoa�? a��aunque sus detractores los clasifiquen como a�?libertarios posmodernosa�?a��, contra la cada vez mA?s popular derecha alternativa. BA?sicamente, ambos distinguen una oportunidad A?nica para reafirmar los principios del liberalismo-libertario y poder establecerse como una alternativa polA�tica vA?lida en la oferta polA�tica, pero por sobre todo en la cultural.

Estamos en un escenario donde la sociedad, especialmente las nuevas generaciones, se ha ideologizado bastante. Los intelectuales comienzan a ser tomados mA?s en cuenta a la hora de generar un relato, especialmente en la Derecha, donde fueron ignorados por dA�cadas. Eduardo Galaz, Diego Schalper, Claudio Alvarado, Daniel Mansuy en el mundo socialcristiano, Pablo OrtA?zar, Hugo Herrera y Julio Isamit en el mundo conservador, Cheche GarcA�a, Valentina Verbal y HernA?n LarraA�n Matte en el mundo mA?s liberal, Axel Kaiser en el mundo mA?s libertario. Diputados relativamente jA?venes y con alto contenido intelectual se perfilan para ser los prontos sucesores polA�ticos de la Derecha, como los diputados Felipe Kast y Jaime Bellolio. Todos menores de 40 aA�os o muy cercanos a esa edad.

Otra coaliciA?n polA�tica naciente, que nos sirve para este anA?lisis, es Sentido Futuro: espacio del liberalismo igualitario, primero colonizado por intelectuales como Daniel Brieba y CristA?bal Bellolio, que venA�an desde Independientes en Red a��de Cristina Bitar, donde compartA�an espacio con Felipe Kast y el diputado Rojo Edwardsa�� para luego formar mA?s hacia el centro polA�tico el movimiento Red Liberal, que serA�a un centro de gravedad para los socioliberales de Expansiva, que migraron de la socialdemocracia moderna hacia el liberalismo, liderados por el ex-Ministro de Hacienda AndrA�s Velasco, formando primero Fuerza PA?blica y Plurales, para luego convertirse en el partido polA�tico Ciudadanos, y los diputados del ala mA?s progresista de RenovaciA?n Nacional, los que acompaA�aron a la senadora Lily PA�rez para formar Amplitud, partido de corte liberal clA?sico. Cercano a este espacio tambiA�n estA? el diputado Vlado Mirosevic del Partido Liberal, que naciA? de Chile Primero y Atina Chile de Fernando Flores y Jorge Schaulsohn a��aunque este partido haya dado un gran salto desde el piA�erismo al Frente Amplioa�� tambiA�n ocupa un lugar en el espacio del liberalismo rawlseano.

Esta coaliciA?n a��que estA? en mejor pie para instalarse como el cuarto referente polA�ticoa�� debe reinventarse rA?pidamente en el prA?ximo ciclo, porque carece de los liderazgos de recambio que una coaliciA?n mediana necesita para sobrevivir: A?dA?nde estA?n las Camila Vallejo, Karol Cariola, los Jackson, los Boric? A?DA?nde estA?n los Isamit, los Schalper del liberalismo, de Sentido Futuro? PodrA�amos esperar dormidos en los laureles que CristA?bal Bellolio se presentara a otra elecciA?n, que Vlado Mirosevic arribara a Sentido Futuro, que Renato GarA�n volviese a militar en el liberalismo. Hay esperanza en Sentido Futuro en los nuevos candidatos a diputados como Luis LarraA�n o SebastiA?n Sichel, entre otros menos conocidos de Amplitud y Red Liberal, para que salgan electos, pero de eso dependerA? que se instalen aquellos nuevos liderazgos.

Pero si algo es cierto, es que si queremos ver a Sentido Futuro instalarse los prA?ximos 20 aA�os como una coaliciA?n polA�tica seria, necesitarA? su propio Albert Rivera a��de Ciudadano de EspaA�aa��, que fue un fenA?meno polA�tico y mediA?tico lo suficientemente potente para equipararse a Pablo Iglesias y Podemos por la cercanA�a en edad, pero con estilos absolutamente diferentes. Se necesita alguien asA�, que priorice la polA�tica que la academia, que tenga el coraje de competir, ese coraje que tanto se ve en el Frente Amplio y que se echa de menos en el liberalismo criollo.

Fuera tambiA�n de la Nueva MayorA�a a��que se desmorona pedazo a pedazoa�� estA? el Frente Amplio, quizA?s la mA?s exitosa de todas las nuevas coaliciones que, al igual que Podemos de Pablo Iglesias en EspaA�a a��con los indignadosa�� y la candidatura de Bernie Sanders en Estados Unidos a��del Occupy Wall Streeta��, nace de la mano de los movimientos sociales, el movimiento estudiantil del 2011, pero tambiA�n de marchas de petitorios progresistas y de las Izquierdas del siglo XXI, encarnadas por dos jA?venes figuras como son los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric, que tambiA�n cuentan con grandes intelectuales de la nueva camada como el candidato a diputado Renato GarA�n a��ex liberala�� y el candidato presidencial Alberto Mayol. A�stos han logrado ser la manifestaciA?n de lo que se conoce en las redes sociales como los SJW o Social Justice Warriors a��guerreros por la justicia sociala�� que se enmarcan como la vanguardia de las teorA�as posmodernas y posmarxistas de Laclau a��aunque tambiA�n del neomarxista Gramscia�� para ir ganando terreno primero en el A?mbito cultural y luego tomarse la polA�tica institucional con mayor facilidad, algo que el resto de las coaliciones polA�ticas con mA?s recursos a disposiciA?n no logran dimensionar, por lo cual comprenden mal o muy tarde el rA?pido ascenso del Frente Amplio.

El ex candidato presidencial de la Derecha Pablo Longueira logra entender el resultado del fenA?meno y llama a la radicalizaciA?n principista de su sector, pero lo que no entiende es que la Derecha estA? compuesta por grupos muy heterogA�neos, donde una radicalizaciA?n serA�a pagar costos muy altos para un candidato presidencial como lo es SebastiA?n PiA�era, el que estA? pensando mA?s en las prA?ximas elecciones a��donde probablemente ganea�� y no en las prA?ximas generaciones de sus ideales, por lo que no tienen mucha posibilidad de maniobra hacia quA� lado radicalizar el discurso. A?Hacia uno mA?s tradicionalista como el del socialcristianismo, hacia uno mA?s nacionalista de fronteras cerradas como el del conservadurismo, mA?s hacia uno libertario en lo econA?mico como el de los liberales? Finalmente, Chile Vamos es una coaliciA?n conservadora y harA? lo que mejor sabe hacer: conservar el status quo.

SebastiA?n PiA�era es astuto: entendiA? que el mundo completo estA? girando hacia la Derecha, como nunca en dA�cadas; el socialismo del siglo XXI sufriA? derrotas en casi todos los frentes en AmA�rica Latina, los populismos de Derecha se toman el escenario euroasiA?tico, europeo y actualmente el norteamericano. El Asia del PacA�fico se consolida como una potencia de valores capitalistas y autoritarismos polA�ticos, un escenario propicio para que liderazgos autoritarios y populistas, como el de Trump y Putin, ejerzan una influencia paradigmA?tica en todo el globo y Chile, por supuesto, no se queda atrA?s. PiA�era, que partiA? con un juicio muy duro con Trump candidato, hoy parece simpatizar mucho con el Trump presidente.

Lo que PiA�era no alcanza a comprender y tampoco las imitaciones parciales de la superficialidad de Trump a��Jose Antonio Kast, Franco Parisi y NicolA?s LarraA�na�� es que el fenA?meno Trump viene acompaA�ado de una potente ideologA�a, una lectura particular de la sociedad que no es el conservadurismo vulgar de las A?ltimas dA�cadas en occidente a�� no es cualquier Derecha, es una Derecha Alternativaa�� una que tampoco es, como la arrogancia progresista internacional reduce al voto rural, de a�?hombres blancos, poco educados y con miedo al cambioa�?. A�se es el factor menos importante para entender el fenA?meno de la Alt-Right.

La Alt-Right, o Derecha Alternativa, es un movimiento polA�tico pero sobre todo de lucha cultural, sin una jerarquA�a institucional a��lo que le permite una diversidad y adaptabilidad, incluso superior a las bases que constituyeron el Frente Amplioa�� pero que se ordena espontA?neamente al alero de liderazgos circunstanciales, que tienen la potencialidad de generar un liderazgo cultural para los intereses de esta Alt-Right.

Este movimiento nace originalmente hace unos pocos aA�os en Estados Unidos, desde diversas inspiraciones, pero sobre todo desde la RevoluciA?n Conservadora Alemana a��que darA�a origen a los identitarios franceses y a los tradicionalistasa�� sumA?ndole el componente que lo diferencia de otros grupos de ultraderecha del viejo continente: el componente del nuevo continente, el componente libertario a��liberal clA?sico, minarquista, objetivista, anarco-capitalista y capitalista radicala�� por lo que los autores de la Alt-Right son de inspiraciA?n muy variadas: desde el gran Friedrich Nietzsche o Martin Heidegger pasando por libertarios como Hans-Herman Hoppe, Ayn Rand, JesA?s Huerta de Soto, y por otro lado, tradicionalistas como Julius Evola, Ernst JA?nger, Carl Smith, Oswald Spengler o identitarios/Nouvelle Droite como Alain de Benoist y Guillaume Faye, ademA?s del ideA?logo Alexander Dugin a��mA?s conocido como el a�?RasputA�n de Putina�?a�� son algunos de los personajes que engrosan las influencias de este diverso grupo ideolA?gico.

Cada paA�s que va albergando las ideas de la Derecha Alternativa lo hace en base a estrategias similares, pero adaptA?ndose al ethos del paA�s de origen, siendo Chile una sociedad altamente individualista a��a raA�z de la revoluciA?n capitalista de los 80, pero con su origen en la misma esencia talasocrA?tica y occidental heredera de los imperios de ultramara��, los liberal-libertarios han tenido una gran preponderancia en la formaciA?n de la Alt-Right criolla, o al menos en la Alt-Lite a��la versiA?n mA?s descafeinada de la Alt-Righta�� liderando este acA�falo proceso, por ser probablemente los mA?s organizados, tanto en las redes sociales, como por haber tenido mA?s acceso a formaciA?n intelectual en fundaciones y think tanks afines a los pensamientos liberales clA?sicos y libertarios.

A?QuA� une a un grupo tan diverso? No es sA?lo el combate contra el fantasma del marxismo como acusa la lA�nea editorial de El Libertario, ya que eso serA�a intentar golpear humo con un bate de baseball, sino lo que une a todos los movimientos progresistas transversalmente, sean feministas radicales, indigenistas, marxistas, ecologistas de Izquierda: un profundo anti-capitalismo; asA� que en realidad lo que unirA�a a este diverso grupo denominado Derecha Alternativa es una defensa irrestricta al modelo de desarrollo: el Capitalismo. Pero no es una defensa de nA?meros y cifras, sino una defensa del Capitalismo Cultural, los fundamentos filosA?ficos y principios polA�ticos de A�ste, incluso a raA�z de la estrategia posmoderna de volver lo personal en algo polA�tico, la Derecha Alternativa defiende la manifestaciA?n biopolA�tica del Capitalismo, volviA�ndolo incluso un conflicto en base al clivaje CorrecciA?n PolA�tica vs. Libertad de ExpresiA?n.

Los libertarios que comienzan a liderar el proceso metamoderno a��la lucha cultural en el terreno de lo digitala�� en alianza y dentro de la Derecha Alternativa; no ansA�an unirse a la Derecha a��cA?mo lo acusan los libertarios posmodernosa�� sino superarla, poner su lucha cultural un paso mA?s allA? de los simples procesos institucionales, tal como lo hizo a��brillantementea�� el Frente Amplio de la Nueva MayorA�a, primero siendo un grupo de presiA?n haciendo girar a la Centro-Izquierda hacia la Izquierda y cuando no pudiese girar mA?s, generar un grupo aparte, acusando de insuficientes sus demandas.

A�sta deberA�a ser la estrategia de la Derecha Alternativa en un eventual gobierno de SebastiA?n PiA�era, porque mientras siga creciendo la polarizaciA?n a raA�z de un Frente Amplio adueA�A?ndose de la cultura social, mientras gobierna una Derecha Conservadora a cargo de la polA�tica institucional, serA? sA?lo ganancia para una Derecha Alternativa. Pero A�sta debe entender tambiA�n que la Derecha Conservadora es una Derecha Moderna, de valores ilustrados, que no es lo mismo que un Izquierdismo moderado porque obedece mA?s a principios de fraternidad a��Big Societya�� y orden institucional de valores occidentales a��neoconservadurismoa�� que a un igualitarismo que sA?lo cede terreno lentamente, como algunos pueden llegar a pensar. Porque fue la astucia de los ex-dirigentes estudiantiles que lograron entender bien la composiciA?n de la Nueva MayorA�a a��y no como creA�a la Izquierda mA?s radical que veA�a en ellos sA?lo al neoliberalismo moderado de la ConcertaciA?na�� para poder llevar toda el agua a su molino.

Los liberales-libertarios se encuentran en una encrucijada vital. Sin duda, la polA�tica institucional es muy relevante y es un reflejo de la lucha cultural, que se retroalimentan constantemente y sirven como forma de mediciA?n cultural. Ignorar la polA�tica electoral serA�a un desacierto, el Frente Amplio lo entiende muy bien. La Derecha Alternativa nace en Estados Unidos y ayuda a ganar democrA?ticamente la magistratura mA?s importante del planeta.

Pero los libertarios siempre han sido pequeA�os electoralmente y con poca madurez carismA?tica para poder dar una lucha cultural, al menos hasta el dA�a de hoy. No obstante, estA? la tierra fA�rtil para poder generar una lucha propia, una en el A?mbito que supere al A?mbito de la pregunta por la libertad en cuestiones filosA?ficas y polA�ticas y se pregunte por la problemA?tica de la libertad en A?mbito cultural, pero para eso se necesita salir del cA?modo espacio del liberalismo neutro o del ajeno espacio del liberalismo posmoderno y relativista, asumiendo posturas en A?mbitos donde el liberalismo claramente habA�a evitado meterse a��los metapersonajes, la virtualidad, la bigdata, los memes, la posverdad. SA?lo asA� podrA? formarse un Liberalismo Alternativo que logre equipararse a hablar de uno a uno con el Frente Amplio y la Derecha Alternativa.

Otro problema mencionado en la batalla de columnas entre libertarios posmodernos y la Derecha Alternativa, es el tema de la inmigraciA?n, pero puede ser abordada desde el liberalismo, como explica el psicA?logo social de la universidad de Nueva York Jonathan Haidt a��quien dio una magistral charla en nuestro paA�s, organizada por La Otra Mirada y el CEP. El problema cultural de la inmigraciA?n sin control es mA?s bien utilitario que de principios; en general, la sociedad evoluciona valA?ricamente hacia un respeto de la libertad y valores mA?s progresistas a medida que hay desarrollo material y econA?mico. La inmigraciA?n justamente de los paA�ses mA?s pobres a los paA�ses mA?s ricos es una inyecciA?n de personas con valores pre-modernos donde la tolerancia, el respeto y la libertad de todos indistintamente de su gA�nero u orientaciA?n sexual, no estA? entre sus costumbres integradas, que llegan a sociedades que ya han pasado por esos procesos sociales evolutivos, por lo que se genera un choque cultural que pone en riesgo la preponderancia de los valores liberales de una sociedad laica, algo que sin duda se puede evitar, generando los incentivos necesarios y polA�ticas bien aplicadas.

Hay buenas noticias internacionales para este eventual Liberalismo Alternativo, y es el giro que ha dado el Presidente Trump hacia su yerno Jared Kushner en desmedro del jefe de estrategia de la Casa Blanca, el icono cercano a la Alt-Right Steve Bannon. Esto permite nuevos grupos de influencias mA?s amigables con el libre comercio, menos proteccionistas, mA?s cercanos al mundo de Israel, ademA?s de otra lA�nea directa para Silicon Valley, lo que nos acerca a otro de los grandes personajes del mundo de la tecnologA�a que es muy cercano al presidente Trump, quien podrA�a ser un referente para un Liberalismo Alternativo: Peter Thiel, el empresario de Silicon Valley.

Thiel es un filA?ntropo, homosexual, fundador junto a Elon Musk de PayPal, primer capital A?ngel de Facebook, que entre sus inversiones son ayudar a Musk a llevar privadamente al hombre a Marte, alcanzar la inmortalidad con el Transhumanismo; trabaja con Patri Friedman a��nieto de Miltona�� en plataformas marA�timas en aguas internacionales para crear nuevos sistemas de gobierno, comercializar la marihuana; era militante del Partido Libertario y financista de la campaA�a de Ron Paul en 2008 y 2012, hasta que apoyA? a Donald Trump hablando en la ConvenciA?n Republicana y trabajA? en el equipo asesor de instalaciA?n del Presidente en la Casa Blanca. AdemA?s, tiene vA�nculos con un grupo cercano a��y previoa�� a la Alt-Right: A�la Dark Enlightment o Neo-ReacciA?n, que se declara post-libertario. Por otro lado, Thiel estuvo como orador en las convenciA?n en TurquA�a que organiza el libertario Hans-Herman-Hoppe, lo que lo hace la cara mA?s amigable del mundo que rodea a Trump y a la Alt-Right para los libertarios.

Finalmente, este debate puede ser muy productivo si resulta en una estrategia A?til para el liberalismo-libertario, una adaptada al contexto tecnolA?gico de la era digital, al contexto histA?rico de la metamodernidad, al contexto polA�tico de la era Trump y al nuevo ciclo polA�tico nacional de un hipotA�tico segundo gobierno de PiA�era. AhA� el Liberalismo Alternativo debe hacer de puente entre la desorganizada y naciente Derecha Alternativa y el institucional y electoral Liberalismo de Sentido Futuro a��y EvA?polia�� abriA�ndose a la posibilidad de estar en algunos A?mbitos culturales a la Derecha del gobierno, superando cualquier rastro de Igualitarismo funcional a la cultura del Frente Amplio, pero en A?mbitos electorales al centro de la Derecha, por lo que Liberalismo Alternativo serA�a una especie de sA�ntesis entre lo que representa el espaA�ol Albert Rivera y el magnate Peter Thiel. El resto estA? por verse.

Por Lucas BlasetA�Candidato a diputado por Amplitud Chile.

Video Destacado