Inicio Política Nacional La letal respuesta de José Antonio Kast a analista político de izquierda...

La letal respuesta de José Antonio Kast a analista político de izquierda quién hizo una burda caricaturización del ex candidato

2714
0
Compartir

Jose Antonio Kast ya proyecta su futuro político para el 2022

Sostiene que no necesita imaginarse a nadie.

El diputado independiente y ex candidato presidencial, José Antonio Kast, respondió al cientista político,  Cristóbal Bellolio, quien en una columna titulada “Rubios del mundo, uníos” realizó un perfil del ex aspirante a La Moneda.

Kast decidió responder a través de la misma forma, una columna en The Clinic Online donde la tituló “Soy rubio ¿y qué?”.

“Tanto Trump como JAK dicen hablar por el ciudadano promedio –que en su imaginario es hombre, blanco, maduro, heterosexual, creyente y patriota- que se ve sitiado por una serie de restricciones en favor de las mujeres, las etnias minoritarias, la monserga LGTB, los ateos y los migrantes. En lenguaje marxista, serían la nueva clase oprimida. Su mensaje es algo así como “rubios del mundo, uníos”, fue parte de la columna de Bellolio a la que respondió el diputado.

Ante esto Kast replicó “Al igual que Bellolio, soy hombre, blanco, maduro, heterosexual y patriota. Ambos estudiamos en Derecho en la Universidad Católica, fuimos gremialistas y nuestras familias tenían los suficientes recursos como para pagarnos la Universidad y entregarnos un buen pasar. ¿Cuál es mi problema entonces? ¿Por qué la obsesión por categorizarme y descalificarme? ¿Será porque soy rubio (y católico)?. ¿Será porque no tuve el privilegio de estudiar un postgrado y llenarme de conceptos, ideas foráneas y citas de autores extravagantes que son capaces de explicar cómo funciona el mundo desde una biblioteca?”.

Agregando “Primero, porque no necesito imaginarme a nadie, porque a diferencia de él, yo no seguí una carrera académica sino que me dediqué a conocer la realidad”, y aclaró “El ciudadano promedio está en las poblaciones de San Bernardo o Peñalolén, que tantas veces recorrí. El ciudadano promedio está en las ferias de Paine y no en el café hipster de Vitacura o del Parque Forestal. El ciudadano promedio es de carne y hueso, no la descripción que un paper académico o una cuenta influyente de twitter pueda entregar”.

Por otra parte, manifiesta que “No soy yo el que discrimina, sino el que es discriminado por ser rubio, por ser católico, por tener 9 hijos o por decir que me gusta pololear con mi señora. Los intolerantes son otros y son ellos los que se arrogan la representación de grupos de personas y que los impulsan a rechazar al que piensa distinto, por la religión que profesa o por el color de su pelo”.

A su vez sostiene que “Esos son los ciudadanos promedio. Los que se levantan todos los días a las 5 de la mañana para tomar el Transantiago; los que esperan meses por una hora en el consultorio de salud para operarse; o que sufren por la mala calidad del liceo donde están sus hijos. Esos son los oprimidos; los pobres que no encuentran un trabajo digno y que no llegan a fin de mes, por que reciben poca plata y la vida, cada vez es más cara. Esos son los marginados, los que a las 8 de la noche se encierran en sus casas por temor a ser asaltados y que han renunciado a la vida en comunidad, por la llegada del narcotráfico”.

Finalmente, aseveró que  “Esa realidad no está en las columnas de El Mercurio, La Tercera, The Clinic o la Revista Capital. De esa realidad nadie habla en los programas de discusión política ni en el Top Secret de La Segunda. Precisamente, esa narrativa la que aspiro a cambiar”.

Fuente: El Periscopio

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Video Destacado